Los alumnos elaboran todos los años un recuerdo en forma de dibujo o escrito en una hoja con la foto de la clase. En otras hojas, escriben el nombre de los profesores y compañeros.

Al finalizar la Primaria, se encuaderna el libro de «Mis mejores recuerdos» y se les entrega a los alumnos.